Si pudiera elegir un estilo de vida perfecto, sería poder viajar cada mes a un nuevo país e integrarme en su cultura, costumbres y gentes. Pero eso no implica que vivir en Barcelona me apasione y me llene en todos los sentidos. Así, siento que el equilibrio perfecto para mí está en descubrir periódicamente nuevos lugares, sin dejar de disfrutar del que llamo hogar.
 
Además de esto me considero un amante de la moda, la comunicación(por eso me dedico a ello), la naturaleza y la política. 
 
Estoy completamente seguro de que es necesario luchar por los derechos humanos, los colectivos menos favorecidos y el cambio climático. 
 
Respecto a mi personalidad, me considero un chaval muy espontáneo, natural, alegre, dinámico y muy social, aunque también valoro mucho los momentos conmigo mismo.